Línea Lleida – La Pobla de Segur

Línea Lleida - la Pobla

La Línea Lleida – La Pobla de Segur, o Lérida – Pobla de Segur, es una línea de ferrocarril propiedad de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya desde 2005. Conecta Lleida y el Prepirineo pallarés.

Es el único tramo que se ha construido del ferrocarril transpirenaico que debía unir inicialmente Lleida y Saint-Girons con un túnel de 8,6 km en el puerto de Salau. Luego, el proyecto sería ampliado hasta Baeza con un total de 850 km que debían unir el sur de España con el sur de Francia. El primer tramo, Lleida-Balaguer, se inauguró en 1924, ampliándose posteriormente, y por última vez entre 1949 y 1951 hasta La Pobla de Segur.

Desde entonces la supervivencia del servicio ha peligrado. De ahí que la Generalitat de Catalunya y la Diputació de Lleida lo subvencionaran a Renfe para que no lo cerrara, hasta que el 1 de enero de 2005 el Gobierno de España traspasó la línea a la Generalitat.

Desde el 25 de julio de 2016 circulan trenes operados por FGC, temporalmente con conductores de Renfe y FGC debido a retrasos en la homologación de los trenes (algunos medios como El Periódico han hablado de “absurdo en el tren Lleida – La Pobla debido al pulso Estado-Generalitat“).

➤➤➤➤ LEER MÁS: FERROCARRIL A ANDORRA

Características generales

Los 89,35 km de línea y las 17 estaciones del recorrido pertenecen a dos administraciones diferentes: La estación de Lleida-Pirineus y hasta el PK 1+927 forman parte de la red de ADIF, el resto a Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya. La línea es de ancho ibérico (1.668 mm) en vía única sin electrificar con cruces en Balaguer, Tremp y la Pobla de Segur.

Desde el 2016 los trenes son operados por FGC. Los servicios que transcurren son 10 trenes diarios por sentido entre Lleida-Pirineus y Balaguer, y 4 por sentido hasta La Pobla de Segur. El trazado bordea el Segre hasta Balaguer y posteriormente se adentra en los valles del Noguera Pallaresa con un recorrido más complicado pero más imponente.

En Lleida-Pirineus enlaza con los servicios de Rodalies de Catalunya operados por Renfe Operadora y los demás servicios de Media y Larga distancia de Renfe, entre ellos Avant y AVE.

Son paradas facultativas (hay que avisar previamente para que el tren se detenga) las estaciones de Vallfogona de Balaguer, Gerb, Santa Linya, Guàrdia de Tremp, Palau de Noguera y Salàs de Pallars.

Trazado de la línea

Trazado de la línea

Historia

Antecedentes

Según Pierre Maurel, último miembro de la asociación que defendía la construcción de un enlace ferroviario entre Francia y España a través del valle del río Salat con un túnel en Salau, la línea de ferrocarril Saint-Girons – Lleida tiene sus antecedentes en una ruta proyectada por el 1813 por Napoleón Bonaparte que debía unir Lleida y Toulouse con un túnel en Salau.

Ha habido otros proyectos para unir Lleida y Saint-Girons, como el ideado por Jacques Auguste Bordes-Pagès con una estación internacional en Oust. En España la Ley general de ferrocarriles de 1864 también preveía conectar los dos países por el puerto de Salau. Entre 1889 y 1905 se construyó la línea de ferrocarril Saint-Girons – Oust.

Comisión franco-española

En 1865 se constituyó una comisión franco-española encargada de estudiar las opciones de atravesar los Pirineos con ferrocarril, una media docena de proyectos se estudiaron a finales del siglo XIX para enlazar con un paso central los Pirineos entre Toulouse/Bayona (FR) con Barcelona/Zaragoza (ES).

En 1881, como el proyecto entre Toulouse y Lleida, a través de Boussens, Saint-Girons, el cuello de Salau y La Pobla de Segur, parece ser el favorito de los gobiernos de los dos países, el inicio de Saint-Girons a Oust es declarado de utilidad pública para manifestar la buena voluntad de las autoridades francesas.

Convenio franco-español

En 1904, el “Convenio y Protocolo entre Francia y España en materia de establecimiento de comunicaciones por vía férrea a través de los Pirineos centrales” proyectó una línea de ferrocarril transpirenaico entre Saint-Girons y Sort que tenía que cruzar la frontera a través de un túnel de 8.600 metros en el puerto de Salau. El convenio franco-español fue aprobado en Francia en enero de 1907. Un año más tarde fue modificado para prever una estación fronteriza común en el lado francés.

El mismo convenio también establecía otros transpirenaicos que sí serían acabados: la línea Ax-les-Thermes – Ripoll y la línea de Oloron-Sainte-Marie – Zuera, conocida como línea de Canfranc.

El fin de la construcción de la línea Saint-Girons – Sort se preveía para 1917. Finalmente sería abandonada en favor de la línea Ax-Ripoll.

Construcción del ferrocarril de la Noguera Pallaresa

Las obras del ferrocarril del Noguera Pallaresa, tal y como lo llamaban en la época a la línea entre Lleida y el puerto de Salau, no se iniciaron con rapidez a diferencia de la línea de Canfranc, por falta de empresas que quisieran adjudicarse los trabajos. Aunque se iniciaron en 1907, fueron muy lentas al inicio y fueron necesarias subvenciones suplementarias por parte del Gobierno de España para incentivar a las empresas constructoras. En Francia hubo problemas similares con la Compagnie du Midi.

El 3 de febrero 1924 se inauguró el primer tramo entre Lleida y Balaguer de 26 km. Por la parte francesa, las obras no se habían iniciado, porque Francia no tenía obligación de iniciar las obras hasta que se llegara a Sort.

En 1933 se seguía trabajando en las obras entre Balaguer y La Pobla de Segur. Dada la previsión de poca rentabilidad de la línea y que las otras dos líneas iban más avanzadas, en 1936 Francia propuso sustituir la línea por una carretera. El inicio de la Guerra civil española no permitió llegar a un acuerdo.

En 1941 se creó la sociedad pública RENFE que retomaría las obras empezadas. Así pues, 25 años más tarde se amplió la línea con seis estaciones, llegando en 1949 a Cellers-Llimiana, en 1950 a Tremp y finalmente el 13 de noviembre de 1951 a La Pobla de Segur.

Ferrocarril Transversal Baeza a Lleida

El Ferrocarril Transversal Baeza a Lleida y el transpirenaico del Noguera Pallaresa habrían formado una línea de 850 km que habría unido el sur de España y el sur de Francia pasando por Albacete, Teruel y Lleida. Era uno de los proyectos del Plan Preferente de Ferrocarriles de Urgente Construcción, más conocido como Plan Guadalhorce, que se impulsó en 1926 durante el régimen de Primo de Rivera.

Las obras que tuvieron lugar entre 1927 y 1964 tuvieron un ritmo variable debido a la llegada de la Segunda República, la Guerra civil española y los problemas económicos del sector ferroviario español.

Fin de las inversiones

En 1962, el Banco Mundial dentro de un amplio informe sobre la economía española, recomienda abandonar las inversiones en nuevas líneas y centrar el esfuerzo presupuestario en mejorar la red existente. A la práctica supuso un frenazo a la expansión del ferrocarril en España.

Algunos tramos de la línea de Baeza a Lleida, como el tramo entre Baeza y Utiel estaba prácticamente finalizado. Y de La Pobla de Segur a Sort el terreno estaba ya arreglado. De esta forma la línea sería abandonada en favor de las líneas Ax-Ripoll y Oloron-Zuera que ya estaban operativas.

Amenaza de cierre

Como consecuencia del saneamiento de la economía española para poder entrar en la Comunidad Económica Europea (después Unión Europea), el Gobierno de España impuso la racionalización del gasto de Renfe, lo que obligaba a partir del 1 de enero de 1985 a cerrar todas las líneas deficitarias.

La línea Lleida – La Pobla de Segur era una de las afectadas. Una fuerte movilización con el lema «Volem lo tren!» («¡Queremos el tren!») se inició, con el apoyo de las instituciones del territorio, entre ellas la Diputació de Lleida y la Generalitat de Catalunya.

Renfe llegó a un acuerdo con la Diputació y la Generalitat para que sufragaran a partes iguales los 67,6 millones de pesetas para el año 1985 y 120 miliones más para la mejora de la infraestructura.

Traspaso a la Generalitat de Catalunya

Desde entonces los gobiernos catalán y español batallaron por el traspaso de la infraestructura. Tanto el gobierno de González (PSOE) como de Aznar (PP) exigían una compensación económica de unos 1.000 millones de pesetas, inasumible para Cataluña dada la inversión económica que la línea requería debido al pésimo estado en que se encontraba.

Finalmente, el 1 de enero de 2005 se realizó el traspaso a la Generalitat, tras el acuerdo entre el gobierno de Rodríguez Zapatero y el catalán. El acuerdo establecía la propiedad desde el kilómetro 1,927 hasta La Pobla de Segur, y derecho a utilizar la vía de Adif hasta la estación de Lleida-Pirineus.

La gestión de la línea y el material móvil seguirían gestionados por el ente estatal en virtud del convenio que Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya y Renfe firmaron, ya que la compañía catalana no disponía de recursos propios.

Renovación de la línea

Antes del traspaso, en 2002, se renovó la vía en el tramo de Lleida a Balaguer con material de segunda mano proveniente de la línea de Vic a Granollers. Después del traspaso, lo primero que hizo el gobierno catalán fue iniciar obras en 2005 entre Balaguer y La Pobla de Segur, por valor de 60 MEUR.

Desde el traspaso han incrementado el número de pasajeros. FGC anunció la puesta en funcionamiento de un servicio de cercanías entre Lleida y Balaguer y la explotación turística en la vertiente norte. Desde 2008, la línea desde Lleida a Àger forma parte del sistema tarifario integrado de la Autoritat Territorial de la Mobilitat de l’Àrea de Lleida. En 2009 comenzó a cicular el tren turístico bajo la marca Tren dels Llacs.

Cambios en la gestión

Debido a la crisis económica, en 2012, el gobierno catalán impone recortes en el servicio de 3 a 1 tren diario de Lleida a La Pobla y de 8 a 4 hasta Balaguer. A la vez que anuncia la compra de dos trenes para autogestionar la línea y prescindir del contrato con Renfe.

En 2016 llegan los dos nuevos trenes GTW fabricados por Stadler. En febrero se iniciaron las pruebas para poder comenzar los nuevos servicios, pero en abril se anuncia que se retrasa la fecha sine die por falta de homologación de los trenes en el tramo de 1,9 km de entrada de Lleida-Pirineus que pertenece a la RFIG (red ferroviaria de interés general) propiedad de Adif.

Desde el 25 de julio de 2016 circulan los trenes operados por FGC, temporalmente con conductores de Renfe y FGC debido al retraso en la homologación de los trenes (algunos medios como El Periódico han hablado de “absurdo en el tren Lleida – La Pobla debido al pulso Estado-Generalitat“).

La llegada de los nuevos trenes suponen un incremento de las frecuencias de los trenes con 10 trenes diarios por sentido entre Lleida-Pirineus y Balaguer, y 4 por sentido hasta La Pobla de Segur.

Futuras ampliaciones

➤➤➤➤ LEER MÁS: FERROCARRIL A ANDORRA

No hay ninguna ampliación prevista, pero la opción más estudiada es la prolongación de la línea desde La Pobla de Segur hasta La Seu d’Urgell y posteriormente a Andorra.

La Diputació de Lleida encargó un estudio para prolongar la línea hasta La Seu, unos 55 kilómetros de longitud. En mayo de 2011 todos los grupos del Parlamento de Cataluña votaron a favor una moción de ERC que instaba al gobierno de la Generalitat a iniciar los trámites para prolongar la línea de Lleida a La Pobla hasta La Seu, paso previo a una conexión posterior con Andorra que necesitaría el beneplácito del Gobierno de España al ser una conexión internacional.

Ferrocarril a Andorra

Copyright

Imagen destacada de lleidalapobla.fgc.cat.






Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLOSE
CLOSE